En el estudio de Shitou 石头, sólo por diversión

Quería esperar unas semanas y no revelar todavía los proyectos que estoy realizando en Yunnan. Pero me pican las manos, así que en las próximas semanas, voy a ofreceros  unos anticipos de los artistas que estoy conociendo. Confucio decía que de tres personas con las que caminas, al menos uno puede ser tu maestro; cada una de las personas que os voy a presentar me ha enseñado algo, mi gratitud hacia ellos es infinita. Shitou 石头

Shitou (石头) me invitó a su estudio porque quería que participara en un desfile de moda. Para estas cosas soy tremendamente vergonzosa, intente rehusar, pero no pude, los chinos en general son habilidosos en el arte de la discusión y claro ante la simpleza de una frase como “es sólo para divertirnos”, no pude decir que no; entre otras cosas porque en las batallas que uno mismo sostiene con uno mismo, la diversión vence siempre a la timidez, por lo menos en mi caso. Lo que es una suerte porque si nos perderíamos grandes cosas. A Shitou le gusta que personas normales y corrientes luzcan su ropa. Y por eso utiliza a amigas y conocidas para realizar sus catálogos y caminar por la pasarela. La idea de la imperfección como una variante de la belleza es una constante que me estoy encontrando en estas entrevistas y que forma parte de la historia de la estética china, volveremos sobre este asunto en posteriores entradas. Los desfiles en el estudio de Shitou son, por lo tanto, más que nada es una fiesta y ella es una anfitriona perfecta: divertida y despreocupada. En los próximos días charlaré con ella, Shitou es una de las artistas que participa en el proyecto cultural Al sur de las nubes Yunnan también existe. Su trabajo es excepcional, pero lo mejor de todo es como es ella. Su risa fácil, su charla amena y su conocimiento de la cultura china te hacen disfrutar tanto que una tarde con ella te sabe a poco.

A continuación un momento de la preparación en un vídeo grabado de manera improvisada…

Li Kumwu en Kunming

He tenido el privilegio de conocer a Li Kumwu (李昆武) en Kunming. No le gustan demasiado las entrevistas y tampoco los periodistas europeos, especialmente los franceses, porque sólo le preguntan por temas políticos. Es normal, su novela gráfica Una vida en China ha sido un éxito en Francia y en España y es un trabajo muy político: el dibujante cuenta su propia vida durante los años de El gran salto adelante y La Revolución Cultural. Las preguntas sobre política son casi obligatorias, pero Li Kumwu echa de menos que no le pregunten por otras esferas de su vida como el arte.

La foto de esta entrada es una primicia de su siguiente trabajo. Se trata de la vida de la niñera que le cuidaba de pequeño, que es su personaje favorito de Una vida en China. En la imagen se ve cómo se vendaba los pies; todavía se pueden encontrar  en Yunnan mujeres con los pies deformados.

En septiembre Li Kunwu viajará a París. En la capital francesa se celebra el año chino con una serie de actividades, entre ellas, una exposición dedicada a su obra. También me contó que se está poniendo en marcha la adaptación al cine de su novela gráfica.

Para saber más sobre Una vida en China podéis consultar los siguientes enlaces de este blog:

Una vida en China

El señor de las moscas de Hunan

El mercadillo para mujeres y el comienzo de la Primavera de Guo Xi

Los caracteres de la ilustración de la parte de arriba corresponden a un lugar que está en Kunming, que podríamos traducir como “mercado para mujeres”.

Como se ve en la fotografía, la entrada a este lugar se realiza a través de esta especie de boca de 时尚女人广场 metro, por el que accedes a  un paso subterráneo que cruza una carretera. Estos caminos se hicieron para que las mujeres pudieran cruzar la carretera sin ser atropelladas.  Hoy en día se han transformado en un mercado dirigido a las mujeres con tiendas de ropa y belleza que se extienden de derecha a izquierda atravesando el túnel. En el espacio central se emplazan en forma de hilera multitud de puestos de manicura y pedicura. Son puestos a cielo abierto, cerrados a los lados por estanterías colocadas una detrás de otra, de tal manera que forman una columna de uñas postizas decoradas con toda suerte de dibujos diminutos; el otro día me topé con  El comienzo de la primavera de Guo Xi ( 郭熙) pintado en una uña de porcelana que no llegaba a un centímetro. Esa proeza debería estar en el museo de miniaturas de Toledo en lugar de apolillarse en el rincón de una estantería entre esmaltes y quitacutículas.

 郭熙El cuadro original está en el museo de Taiwán.  Fue pintado en 1072 durante la dinastía Song (宋朝). Y es asombroso. Guo Xi (郭熙) pintó en una montaña miles de montañas; pintó incluso las montañas contenidas en una sola montaña: vista de cerca, a varios kilómetros de distancia o desde dentro. Reflejó también las diferentes caras de la montaña, los diferentes niveles, el paso del tiempo, las estaciones.

Cuatrocientos años de la aparición de la perspectiva durante el Renacimiento, Guo Xi fue capaz de crear la ilusión de ver un espacio tridimensional.

Analizando unos calcetines (1)

¿Qué es esto?

Esto es un trozo de un envoltorio de unos calcetines chinos.

¿Qué hace un envoltorio de unos calcetines chinos en un blog?

Pues mucho. Seguidme

En la parte de la derecha de la foto hay dos caracteres.

El carácter rojo significa respetabilidad, y, el azul es uno de los muchos caracteres que tiene el chino para hablar de la felicidad. Juntos significan “Felicidades”.

Hay una expresión muy común en el mundo de los negocios para felicitar por haber logrado ganar dinero:

恭喜发财Gōngxǐ fācái

También se puede felicitar si por ejemplo te han ascendido en el trabajo:

恭喜什官Gōngxǐ shén guān

Y puedes juntar las dos ideas, ya que si asciendes, ganas dinero. El chino es un lenguaje muy racional:

恭喜什官发财Gōngxǐ shén guān fācái

Y en una boda también se puede usar 恭喜

恭喜新 婚Gōngxǐ xīnhūn

nueva boda (新婚)

Aunque en una boda también puedes decir:

早 生贵 子Zǎoshēng guì zi

En esta última expresión lo que estás diciendo es que deseas que la pareja tenga un hijo pronto, que es el mayor deseo que puede tener una pareja tradicional china. La familia y los hijos son, quizá, lo más importante para un chino.

¿Por qué estudias chino?



Detrás de esta pregunta, hay un montón de historias como la de mi amiga Nikki.

Nikki es una señora francesa de unos cincuenta y tantos años que vive a las afueras de París en una casita con un pequeño jardín que cuida con esmero. Su abuelo emigró desde Cantón a la Guayana francesa, es decir, al otro lado del mundo, hacia 1910. Sabía que su abuelo había dejado una familia en China pero nunca supo nada de ellos. Un día recibió una carta de un pariente y un doctor chino le ayudó en la traducción: el hijo mayor de su abuelo quería encontrarles.

No perdieron el tiempo. Nikki, el doctor chino y un grupo de estudiantes franceses organizaron un viaje a Cantón y Nikki viajó a la ciudad natal de su abuelo. Se encontró con una bienvenida que ni Míster Marshall: la prensa, la televisión; hasta una orquesta y, por supuesto,  las calles engalanadas para recibir a la francesita. Nikki se quedó sin palabras al entrar en la casa familiar y encontrarse presidiendo el hogar la fotografía en blanco y negro de su abuelo, la misma fotografía que su madre tenía en el salón de su casa.

Nikki, qué mujer, pura emoción. Me parece estar viendo la fotografía de su abuelo.

Nikki decidió estudiar chino.

Aprendiendo del supermercado: la fruta de Yunnan que cambia de color

Hóng zǎo nǎi

Hóng zǎo nǎi, 红枣奶.

En la tienda de Yinghua en Kunming he encontrado muchos tipos de leche envasada por unidades como se ve en la fotografía. La leche de la foto se mezcla con una fruta roja llamada zǎo (枣), que en español se conoce como Yuyubo o dátil chino.  El nombre  del producto es Hóng zǎo nǎi, que significa rojo (hóng) la fruta (zǎo) y leche (nǎi,) 红枣奶.

Zǎo (Yuyubo) es una fruta que cambia de color dependiendo de la temporada. En invierno, el árbol mantiene sus hojas, cuando se va acercando la primavera salen unas pequeñas flores y, en plena primavera,  comienzan a crecer unos frutos de color verde (zǎo) que se pueden comer pero no están todavía en su punto. En agosto el fruto cambia a amarillo y está buenísimo y crujiente. En septiembre se vuelve rojo y es muy dulce. El  zǎo rojo es el que han utilizado para mezclar con la leche.

El fruto rojo se utiliza para mezclar con la leche, en bebidas y para mezclar con los cereales del desayuno.