Yáotóuwán [摇头丸] [ÉXTASIS]

Yáotóuwán [摇头丸] es una de esas palabras chinas que adquieren su nombre con la descripción de la acción que produce el elemento que designan. Si avión es maquina-voladora (feiji) y ordenador, cerebro-eléctrico, Yaotouwan, agitar-cabeza-pastilla, sólo puede ser en chino éxtasis o MDMA. Este tipo de palabras me hacen mucha gracia y, además, son fáciles de recordar, algo que se agradece cuando estudias chino.

Pensando en el estudiante de chino común, quizá está palabra se la pueda ahorrar, aunque, ¿quién sabe?, nunca se sabe cuándo y cómo vas a utilizar una palabra. En cualquier caso no voy a aconsejar a nadie que tome drogas en China, porque la legislación es muy dura al respecto. Pero eso no significa que no se consuman drogas. En los clubes de Shanghái y Pekín los bailarines agitan la cabeza al ritmo de la música como lo podrían hacer en Nueva York, de una manera que parece revelar que no es sólo el ritmo la única causa.

Yunnan, la provincia en la que viví, pertenece a lo que se llama el Triángulo de oro, formado por Vietnam y Myanmar, donde se plantaba y se producía opio ilegal para Europa. Durante los ochenta, aumentó mucho el consumo de heroína entre los chinos, al mismo tiempo que aumentaba el contagio del Sida debido al uso de agujas contaminadas.

El gobierno chino ha perseguido el tráfico de drogas y al parecer ha logrado frenarlo, utilizando misma estrategia que en otros asuntos internacionales, como por ejemplo en su relación con Taiwán: ha llegado a acuerdos comerciales. La inversión china a cambio del control del tráfico de drogas en el norte de Myanmar.

Es una pena que no se planteen otras formas de solucionar el conflicto, como la legalización universal de todas las drogas, que es quizá la solución mundial contra el narcotráfico,  la sobredosis y la droga adulterada.

Niúbi (¡De puta madre!)

A diferencia de los españoles, que siempre estamos con el “coño” en la boca, los chinos por regla general no suelen decir palabrotas. En realidad los españoles somos un caso extremo y peculiar de malhablados y este uso tan español del taco es difícil de explicar en China. Cuando les decía que era común saludarnos con un “¿Qué pasa cabrón?”, o mostrar alegría con un “Serás hijo de puta”, no daban crédito.

En China, la mayoría de las palabrotas suelen relacionarse con el sexo, como el carácter de esta semana: niubi牛屄  que equivale a nuestro “¡De puta madre!”, aunque literalmente significa “coño de vaca”.

Pero no voy a ser yo la que os anime a decir “niubi” en China: en el mejor de los casos les dará la risa y, en el peor, pensarán que tienen enfrente a un hooligan. Por regla general suena zafio.

En cualquier caso, como dije antes, es raro utilizar  tacos en China, tan raro que a veces no se pueden encontrar en el diccionario y ni siquiera en Internet. No por una razón de decoro, que también, sino porque no saben escribirlo. En efecto: los chinos no saben escribir “coño”.

Intentaré explicarlo.

Para aprender a escribir chino, los niños pasan horas y horas haciendo caligrafía. A diferencia del inglés o del español, no aprenden un alfabeto, sino miles y miles de caracteres. Por si fuera poco, tienen que memorizar el orden en el que se escriben los trazos que forman esos caracteres.

El carácter “coño” tiene nueve trazos y su caligrafía y el orden de los trazos es así:

Como no es habitual aprenderlo en la escuela, los chinos no saben de qué carácter se trata. Por eso no es raro que cuando escriben “De puta madre” (o sea, “coño de vaca”) en sus sms o en Internet, escriban “牛B” (“niu B”) en vez de”牛屄” (“niu bi”), es decir “vaca B”, sustituyendo el carácter que no conocen por una letra occidental que suena parecido.