China pide paso. De Hu Jintao a Xi Jinping

China pide paso La política China es una incógnita para muchos, que no acaban de comprender cómo es posible que un país comunista tenga una política económica de mercado. El pensamiento simplista además suele ser crítico con las medidas capitalistas y menos crítico con el hecho de que China es una dictadura. Si el lector está interesado en entender cómo funciona la política China con sus matices, retos y contradicciones, debe leer China pide paso. De Hu Jintao a Xi Jinping. En este libro Xulio Ríos explica lo inexplicable de una forma clara y precisa. El libro se centra en el mandado de Hu Jintao, que fue el primer presidente que empezó a corregir el discurso en el que se alentaba el ascenso económico a cualquier precio, sustituyéndolo por un crecimiento económico acompañado de justicia social. En opinión de Xulio Ríos Hu Jintao estableció los  retos a los que China tendría que enfrentarse.  Como muestra de las  complejidades a las que se tiene que enfrentar el análisis de Xulio Rios valga esta cita:

«Ser comunista para Hu Jintao es ser conservador en lo político, intervencionista en lo económico, socialdemócrata en lo social y confuciano en lo cultural. Así son los mandarines chinos del siglo XXI.»

¿Quieres entender este galimatías? Pues lee China pide paso.  Imprescindible.

 

 

Editorial Icaria

Colección: Antrazyt

Serie: Análisis contemporáneo
ISBN: 9788498884661

El mejor comienzo para estudiar chino

¿Qué pensarías si hubieras nacido en un lugar donde no te entiendes, dicho literalmente, con los vecinos del pueblo de al lado? Eso es lo que ocurre en algunas zonas de Zhejiang, una provincia que, debido a que es muy montañosa, ha dado origen a múltiples lenguas ininteligibles entre sí. Estas lenguas pertenecen a un grupo distinto del mandarín: la familia dialectal del wu.

Las muchas Un buen comienzo es la mitad del éxito lenguas de China es uno de los aspectos tratados en la Guía esencial de la lengua china. No solo se explica en varios capítulos, con apoyo de gráficos que permiten entender la evolución de las lenguas, sino que los responsables del libro han creado una serie de recursos gratuitos, en los que cualquier lector puede escuchar cómo suena uno de esos dialectos o incluso animarse a aprender chino con vídeos de fonética china

Los anteriores son algunos ejemplos entre los muchos que se pueden encontrar en la Guía esencial de la lengua china, escrita por Francisco Javier López Calvo y Baoyan Zhao, que yo he tenido el gusto de editar. A través de 88 preguntas y respuestas se examinan todos los aspectos que le puedan interesar a cualquier persona que se inicie en el chino.

Su eslogan podría ser: «Todo lo que necesitas saber del chino…antes de estudiar chino». Porque para aprender este idioma puñetero, con una fonética imposible y millares de caracteres, se necesita por lo menos una introducción como esta, si no quieres abandonar al primer intento. Os lo dice alguien que ha pasado por ello. Los autores, Francisco Javier López y Baoyan Zhao han conseguido con esta guía presentar un panorama completísimo para quien quiera iniciarse en el estudio del chino y han logrado también dos cosas muy importantes: en primer lugar, que no odies el idioma chino; en segundo lugar, que comiences a amarlo.

小邓 (小邓)


邓丽君
No se puede pensar en los ochenta en China sin tener como sintonía de fondo alguna de las melosas canciones de Denglijun. Conocida en occidente como Teresa Teng, fue un fenómeno de masas  procedente de Taiwán. La diva llegó a actuar en el Lincoln Center de Nueva York y fue una superestrella en Asia: cantaba en chino mandarín, chino cantonés, japonés e inglés.

Su música fue prohibida o permitida dependiendo de los vientos políticos que soplaban en China, ya que representaba la alegría capitalista. Con todo, los campesinos chinos tarareaban sus canciones y admiraban sus vestidos de colores brillantes.

El apellido de la diva coincidía con el de Deng Xiao Ping, presidente de China por entonces, y por eso se bromeaba llamándola Xiǎo Dèng, “la pequeña Deng” (小邓).

Hay que tener en cuenta que Deng Xiaoping era a su vez conocido como “el Pequeño Timonel”, por contraste con el gran timonel Mao Zedong.

Gato blanco, gato negro

GATO BLANCO

Corría el año 1962 y Deng Xiaoping, que sería presidente de China después de Mao Zedong, comía en un restaurante que preparaba platos típicos de su provincia: Sichuan. En aquel restaurante observó detenidamente un cuadro pintado por un artista muy conocido Liantado Chen (el cuadro de la foto). En él había un gato blanco y otro negro y una inscripción que decía: “Ninguna preferencia si el gato es blanco o negro, si caza ratones es un buen gato”.

Antes de ese momento, China había vivido una de las mayores  hambrunas de su historia, debido a la política económica implantada por Mao Zedong, “El gran salto adelante”, una serie de reformas agrarias, laborales y sociales para conseguir colocar a China en los primeros puestos del ranking de producción de acero. Con ese objetivo, los campesinos fundieron sus herramientas de trabajo en improvisados hornos construidos detrás de las casas. Además comenzaron a organizarse en comunas.

La implantación de estas medidas y el abandono de la agricultura en pos del sueño megalómano deMao provocaron la muerte por hambruna de más de 30 millones de personas, aunque varios millones murieron a causa de torturas y al menos un millón se suicidaron. Lo desastroso de las medidas se agravó debido a diversos desastres naturales.

A causa de esa época terrible, los campesinos crearon formas de producción con el sistema de responsabilidad familiar, por lo que el comité central del Partido Comunista Chino se reunió para discutir acerca de esas nuevas formas de producción. A raíz de estas discusiones, Deng Xiaopingcomenzó a utilizar la famosa frase en sus discursos políticos. Al principio lo hizo de forma tímida en foros íntimos, hasta que la frase se hizo pública en julio de 1962.

Cuatro años después, Deng Xiaoping fue apartado del poder acusado de contrarrevolucionario y derechista. Comenzaban los años de la Revolución Cultural.

 

 

Chistes fríos

Imagen

Me han contado un chiste chino.

Una serpiente estrena un collar muy bonito y va visitar a su amigo el conejo. La serpiente le pregunta:

-Señor conejo, ¿le gusta mi collar?

-¿Qué collar?

Fin del chiste.

¿Lo habéis entendido? Confieso que cuando me lo contaron me quedé perpleja: no había entendido nada. Este es un típico chiste frío (冷笑话). El término “chiste frío” es una traducción literal porque no encuentro, y no sé si existe, un equivalente en español. Lěng (冷) es frío y xiàohuà (笑话) es chiste.

Vamos a desentrañar la lógica de este chiste. Lo primero que hay que saber es que los chistes fríos no siempre son divertidos. Su objetivo no es exactamente hacer reír, aunque muchas veces lo consiguen y, de hecho, los chinos se ríen. En realidad es más una broma que un chiste. Por lo tanto, el que lo cuenta está lanzando un desafío a su interlocutor.  A veces es un reto que apela a la lógica de la situación. Repasemos el chiste de la serpiente.

¿Qué sabemos? Sabemos que una serpiente ha estrenado un collar y que lo ha perdido. ¿Hay algo extraño en esta situación? Pues sí. ¿Qué se necesita para llevar un collar? Solo una cosa: tener cuello y hombros.

He intentado buscar un equivalente en español y no lo he encontrado, así que aprovecho para lanzar la pregunta: ¿Conoces, lector, algún chiste frío español?