Máodùn (Contradicción)




Durante mi viaje a China conocí a una mujer excepcional: Ivo. Una andaluza de padres belgas, cuyos antepasados remotos, me atrevo a suponer, son como mínimo de las tribus vikingas del norte de Europa. Por su boca lo mismo salen sapos y culebras como chistes geniales y anécdotas hilarantes, todo ello expresado en un andaluz barriobajero intencionado. Ella fue la que me dijo: “Cuando entiendas la lógica china, entenderás mejor el idioma”.
Yo, como soy una persona muy influenciable, me guardé estas palabras como si fueran un mantra y llevo tiempo intentando desentrañar el misterio: ¿qué forma de pensar hay detrás de esos ojos rasgados?
A continuación os detallo el estado de mis investigaciones, siempre, fijándonos en la lengua china.
En chino hay muchas palabras compuestas:“avión” es “maquina de volar” (fēijī), al igual que “carro de fuego” (huǒchē) es tren. Este mecanismo también se emplea en palabras indeterminadas como “cosa”, que en chino se dice dōngxi que significa “este-oeste”, que podemos interpretar como “lo que hay entre el este y el oeste”. Lo curioso de este asunto es que la sabiduría popular occidental ha intuido muy bien este mecanismo: es bastante viejo el chiste que dice que portero en japonés es “notocobola”.
Hasta aquí, si lo comparamos con el español, no hay muchas diferencias, nosotros tenemos palabras compuestas parecidas, algunas más metafóricas, como tragaldabas, y otras menos, como telaraña.
Siguiendo con este mecanismo, existe un caso curioso, el de la palabra contradicción: máodùn (矛盾) significa literalmente lanza-escudo.
Hanfei, un filósofo chino de la época del primer emperador, cuenta la historia de esta palabra. Un hombre vendía espadas y escudos en el reino de Chu. Con la intención de vender sus escudos proclamaba:
“Mis escudos son tan sólidos que nada los puede traspasar”. De sus lanzas decía: “Son tan buenas que no hay nada que no traspasen”. Entonces alguien preguntó: “¿Con tus lanzas se traspasan tus escudos?” El comerciante se quedó pasmado ante esta contradicción. Y de esta anécdota viene la palabra contradicción.
Me pareció una manera curiosa de formar una palabra y estaba ya a punto de darle la razón a Ivo y admitir que los chinos tenían una lógica extraña, pero entonces me di cuenta de que el problema de las lanzas que lo atraviesan todo y los escudos que no son atravesados tiene su equivalente en un célebre dilema occidental: “¿Qué sucedería si un obus irresistible chocase contra una fortaleza inexpugnable?”. Como en el caso de las lanzas y los escudos, no hay respuesta, o al menos creía yo hasta que mi amigo  Daniel Tubau me dijo que sabía qué pasaría si el obús irresistible chocase contra la fortaleza inexpugnable: “Sucedería algo inenarrable”.

La historia de China en Vivir de Yu Hua

Una de las características de Vivir de Yu Hua es que el lector puede reconocer la historia, de una forma natural e insinuada, que es como normalmente conocemos todos nosotros la historia que acontece cada día. Los personajes se topan con la historia, sin que sean conscientes de lo que está ocurriendo exactamente. En ningún momento de la novela, se nombra “El gran salto adelante”, pero vemos como la familia de Fugui, protagonistas de la novela, se esfuerza por fundir el acero, lo que provocará una fuerte recaída de Jiazhen, su mujer, además del hambre, que será protagonista de las siguientes páginas:

“A partir del cierre de la cantina, todas las familias en el pueblo se quedaron sin patrimonio, y la vida se fue haciendo cada vez más difícil.”

Otro tanto ocurre con la guerra civil china. Al pobre Fugui le enrolan por la fuerza en el bando nacionalista de Jiang Jieshi[1].  Y Fugui se ve luchando sin saber por qué. En realidad nadie sabe muy bien qué hay que hacer. Ni los altos mandos se acaban de enterar, Fugui sólo cree vagamente que Jiang Jieshi vendrá a liberarlos. Hay un momento gracioso, cuando Chunsheng, el amigo de la guerra de Fugui, como el ruido de las bombas no le deja dormir, grita a los del frente enemigo para que dejen de dar cañonazos. Esta visión humorística de la guerra, recuerda a la que describe José Luis Berlanga en “La Vaquilla” a propósito de la guerra civil española.  Guillermo Montesinos quiere intercambiarse con un soldado del otro frente porque ambos tienen sus novias en bandos contrarios.

La única excepción a esta historia insinuada es en el caso de la “Revolución cultural”; los personajes de Yu Hua sí conocen esta rebelión por su nombre.  Muchos expertos en literatura china contemporánea, piensan que este tipo de novelas se mueven dentro de los parámetros de una crítica políticamente admitida, en la que se critica más la Revolución Cultural que otros atropellos, entre otras cosas, porque Deng Xiaoping fue uno de los damnificados.  Es posible. Quizá es cierto que no se ha tratado con profundidad la peregrina y absurda idea de convertir en China en la primera potencia productora de acero a base de los woks de los campesinos. Si bien veo una diferencia entre ambos hechos históricos.  “El gran salto adelante” es un error económico, gravísimo, de una ignorancia que duele, pero la “Revolución cultural” tiene una connotación todavía más desagradable en un sentido ético. “El gran salto adelante” mató de hambre a veinte millones de personas, la “Revolución cultural” mató moralmente a ochocientos millones de chinos.

Vivir lo muestra cuando la adolescente guardia roja se lleva al jefe de equipo del pueblo por no encontrar a nadie con quién saciar su borrachera de poder. Nadie en el pueblo hace nada realmente efectivo por aquel pobre hombre que no es culpable de nada. Ese miedo y esa cobardía sin duda hicieron sentirse culpables a muchos de los hombres que vivieron esa pesadilla.

(Continuará)


[1] Chiang Kai-shek

El mercadillo para mujeres y el comienzo de la Primavera de Guo Xi

Los caracteres de la ilustración de la parte de arriba corresponden a un lugar que está en Kunming, que podríamos traducir como “mercado para mujeres”.

Como se ve en la fotografía, la entrada a este lugar se realiza a través de esta especie de boca de 时尚女人广场 metro, por el que accedes a  un paso subterráneo que cruza una carretera. Estos caminos se hicieron para que las mujeres pudieran cruzar la carretera sin ser atropelladas.  Hoy en día se han transformado en un mercado dirigido a las mujeres con tiendas de ropa y belleza que se extienden de derecha a izquierda atravesando el túnel. En el espacio central se emplazan en forma de hilera multitud de puestos de manicura y pedicura. Son puestos a cielo abierto, cerrados a los lados por estanterías colocadas una detrás de otra, de tal manera que forman una columna de uñas postizas decoradas con toda suerte de dibujos diminutos; el otro día me topé con  El comienzo de la primavera de Guo Xi ( 郭熙) pintado en una uña de porcelana que no llegaba a un centímetro. Esa proeza debería estar en el museo de miniaturas de Toledo en lugar de apolillarse en el rincón de una estantería entre esmaltes y quitacutículas.

 郭熙El cuadro original está en el museo de Taiwán.  Fue pintado en 1072 durante la dinastía Song (宋朝). Y es asombroso. Guo Xi (郭熙) pintó en una montaña miles de montañas; pintó incluso las montañas contenidas en una sola montaña: vista de cerca, a varios kilómetros de distancia o desde dentro. Reflejó también las diferentes caras de la montaña, los diferentes niveles, el paso del tiempo, las estaciones.

Cuatrocientos años de la aparición de la perspectiva durante el Renacimiento, Guo Xi fue capaz de crear la ilusión de ver un espacio tridimensional.

¿Cómo ven los chinos a los coreanos y japoneses?

Es lógico que los españoles o los europeos en general no sepamos muy bien cómo distinguir a un chino, de un japonés o coreano. Las facciones son realmente parecidas.

Tengo la suerte de estar en Yunnan, que es una provincia donde viven más de veinte minorías chinas, por lo tanto, he podido comprobar con mis propios ojos la diferente fisonomía de los chinos. Con todo, muchas veces, ni siquiera los propios chinos pueden distinguir quién es coreano o japonés.

La forma de distinguir a unos y a otros, y cuidado que nos introducimos en el terreno de los esteriotipos, es por la actitud y la expresión. Para muchos chinos, los japoneses tienen un rictus rígido, una cara estresada y poco relajada. A los coreanos les distinguen por las maneras, ya que son excesivamente corteses y extremadamente obedientes. Por ejemplo, cuando beben agua delante de alguien, apartan la cara y beben de lado como signo de respeto.

Respecto a la obediencia de los coreanos, me acuerdo de lo que cuenta Malcolm Gladwell en uno de los últimos capítulos de Fuera de serie. Hace algunos años, la compañía área nacional de Corea del Sur tenía unos índices altísimos de accidentes aéreos. Llamaron a unos expertos norteamericanos para que investigaran y descubrieron que lo que ocurría en los aviones consistía en  un problema lingüístico. Por lo visto el idioma coreano refleja las relaciones de respeto entre las personas de una forma tan exagerada que el lenguaje limita una actuación de urgencia en las cabinas de los aviones. Se solucionó utilizando el inglés. Esto me hace pensar en qué medida el lenguaje condiciona  nuestra vida e incluso nos hace pensar de una forma diferente.

El crisantemo y la espada

El capítulo quinto de la cuarta temporada de Mad Men se titula El crisantemo y la espada en referencia al libro que en 1944 escribió la antropóloga  Ruth Benedict sobre Japón.  En Mad men, creo recordar, llegaba a la empresa un grupo de ejecutivos de Honda buscando una agencia de publicidad. Don Draper lee el libro de Ruth Benedict para entender la idiosincrasia japonesa y de esta manera tener éxito con los ejecutivos japoneses.

El capítulo me ha hecho recordar este libro que, en realidad, expone ciertas imágenes de los japoneses de los años cuarenta y su interpretación por parte de una antropóloga norteamericana. Es necesario saber que el libro está basado en entrevistas a los japoneses que llegaban de Japón a Estados Unidos en tiempos de guerra, ya que la antropóloga no podía viajar para realizar trabajo de campo. Muchos lectores se acercaban al libro porque les sorprendía mucho ciertas aptitudes japonesas como que preferían morir antes de ser capturados. Todavía nos sorprendemos con las historias de los kamikazes.

El libro es muy entretenido y de fácil lectura. Lo que me llama la atención de este ensayo y, de casi todo lo que leo relacionado con China, Japón y Corea es que el planteamiento general que se hacen los investigadores es desde la extrañeza y la distinción radical hacia el otro o la otra cultura, cuando, creo que si profundizamos un poco y nos despojamos de cierto folclore no nos distinguimos tanto. Las ambiciones, el deseos y los anhelos de los hombres son casi universales. Todos queremos vivir más o menos bien, no tener preocupaciones, no sentir miedo y estar seguros. Por supuesto el lugar donde nacemos y vivimos marca de forma irreversible el destino de los hombres y el alcance de sus ambiciones.

Las historias de los japoneses que retrata Benedith cuanta más cómo son esas restricciones culturales, las imposiciones morales y los mecanismos de control político, que en realidad cómo es un japonés. Y esto que en definitiva puede sonar a perogrullada, es importante tenerlo en cuenta, porque el japonés de Benedith es una persona que viene de una educación marcial, recordemos que en los años treinta,  la política japonesa se militarizó y además gobernados por un emperador, que es un dios en la tierra.

Teniendo estos datos, quizá podemos dar más sentido a los kamikazes, que son, en definitiva, como los cruzados, dispuestos a morir por su dios y su patria.

Todo va ir bien

El grupo Tokyo Ska Paradise sorprende porque son japoneses y se dedican al ska, aunque, la verdad, no es tan raro porque muchos grupos, incluso españoles, se dedican a este estilo, si bien es cierto que a los Skapara (acrónimo del grupo) les trasferimos un significado casi mágico por el simple hecho de que los que actúan son orientales. Sean de donde sean,  merece la pena verles en concierto, sales con la sensación de everything’s gonna be all right (todo va ir bien).

Un amigo mío recomienda levantase todos los días con esta canción Pride of Lions (Orgullo de leones).

Pride Of Lions (letra completa)

Words:谷中敦/Music:沖祐市

An innocent boy’s going to find a dream
Someone’s going off the rails
Tiny poets are going to the end
Treating life as a book on fire

Naked eyes are open wide
“What’s the meaning of my life?”
A wise man shouts a prudent verse
He’s hiding anger

Wake up to play the game of truth
A pride of lions runs about
You’ve lost your mind but keep fighting
For wonderful fellows

Go get a girl and have some beer
Someone’s paved the way to go
You might think it’s just for fun
Enchanted by boredom

A mighty player’s going to overcome
Giving it up and wasting time
A lonely game of cards is dull
Call a genuine gambler

Wake up to play the game of truth
A pride of lions runs about
You’ve lost your mind but keep fighting
For wonderful fellows

Tonight tonight going tonight
For any motion you believe
Good-bye Good-bye to agony
Share a dream with us

Let yourself be ruled by destiny
You will not be completely alone

An innocent boy’s going to find a dream
Someone’s going off the rails
Tiny poets are going to the end
Treating life as a book on fire

Naked eyes are open wide
“What’s the meaning of my life?”
A wise man shouts a prudent verse
He’s hiding anger

Wake up to play the game of truth
A pride of lions runs about
You’re lost your mind but keep fighting
For wonderful fellows

Tonight tonight going tonight
For any motion you believe
Hello Hello in harmony
Share a dream with us

Recordemos un clásico de los orígenes del ska y del buenrollismo , Hold me tight (Abrázame fuerte) de Johhny Nash y desde los sesenta.

Y aquí  os escribo la letra para que podáis cantar al mismo tiempo que escucháis la canción.

Hold me tight

I don’t want to hear it,
No more fussin’ and fightin’ baby,
Hold me tight.
Let’s let bygones be bygones,
Let’s think about tomorrow girl,
Our future’s bright.
Well, I know I was wrong,
But, I was just a fool,
Too blind to see
You were the only girl for me.
Ah but now I see the light,
And everything’s gonna be all right,
Baby, Hold me tight.
Well, I know I was wrong,
But, I was just a fool,
Too blind to see
You were the only girl for me.
Ah but now I see the light,
And everything’s gonna be all right,
Baby, Hold me tight.

Pablo Busteló y la profecía autocumplida china

La Fundación Juan March cerró el ciclo de conferencias Bric sobre países emergentes con una charla centrada en si China se iba a convertir en una amenaza militar en los próximos años. A algunos nos parece una suposición un poco osada, pero en los círculos internacionales no todo el mundo ve con buenos ojos el avance de China.

Pablo Busteló realizó una charla muy interesante y aportó datos y conjeturas sobre el futuro de China. Destacó que, a pesar de que en los próximos años va a aumentar, el gasto militar chino parece que  ni de lejos va a llegar a los niveles de inversión de Estados Unidos. El instituto Rand, cercano al Pentágono, consideraba que este gasto se limitaría a la sexta parte de lo se gasta su gobierno.

A pesar de los datos, Busteló dio a entender que en los mentideros políticos internacionales transitaba la idea de la amenaza china,  (sobre este tema, se puede ver la entrada Fu Manchú y el peligro amarillo). A pesar de que él no estaba de acuerdo con esta idea e insistió en lo difícil que es saber lo que ocurrirá de aquí a unos años,  desarrolló un argumento bastante interesante  relacionado con la profecía autocumplida.

Quizá sería interesante que el lector consultase el enlace de la wikipedia en el que se explica qué es la profecía autocumplida, porque es un mecanismo más poderoso de lo que nos podemos imaginar.  Para resumirlo en una sola frase diremos que “si una situación es definida como real, esa situación tiene efectos reales”. Es decir, que si los agentes internacionales y los expertos consideran que China es una amenaza, su comportamiento hacia el país se modifica en función de esta idea preconcebida, lo que a su vez hará que China modifique su propio comportamiento.

Voy a poner un ejemplo muy burdo. Si a una persona que cree en la lectura del tarot, las cartas le dicen que su novio le va a dejar, esa persona modificara la realidad para amoldarla a esa idea. Elegirá de la realidad sólo aquellos momentos que vengan a confirmar esta tesis e incluso  podrá llegar a provocar esa reacción en su pareja. La profecía autocumplida es también la base del efecto placebo y otros mecanismos de sugestión.

No sé lo que pasará en un futuro con China. Pero desde luego el pueblo chino se merece un descanso después del siglo veinte tan violento y cruel que ha vivido. Mi deseo es que puedan disfrutar de décadas de paz y disfrutar de su nueva posición en el mundo.

En este enlace de la Fundación Juan March podéis oír la conferencia.

En este vídeo se muestran las conclusiones de la conferencia: