El dao de la traducción 1

Caracter daoEsta es la primera entrada sobre la traducción de El arte de la guerra, incluida dentro del ensayo El arte del engaño. Al modo de una novela por entregas, entrada por entrada, iré contando al lector la apasionante aventura que ha sido traducir este clásico de la literatura junto a Daniel Tubau. Empezaré por la traducción de un término conocido por muchos lectores aficionados a la cultura china: 道dào.

 

daodejingEn la China antigua dao era una palabra usada y conocida. Confucio la utiliza en sus Analectas y también forma parte de título de quizá la obra más conocida de China junto a El arte de la guerra, el Daodejing, el libro más importante del taoísmo.

La traducción de dao ha sido un rompecabezas porque es una palabra y un  concepto complejo. Como muchas palabras de todos los idiomas, tiene connotaciones y significados metafóricos. En chino clásico, dao puede ser camino, vía, curso, gobernar, modelodecir, explicar, arte, etc.

Pues bien, la primera aparición de dao (道) la resolvimos sin mucha dificultad.

La guerra es
lo más importante
para el estado,
el terreno de la vida
y de la muerte,
el camino (道) a la supervivencia
o la desaparición.

No puede ser ignorada.

En este caso optamos por camino porque nos pareció interesante mantener el juego conceptual y el paralelismo entre:

terreno (地) de la vida y de la muerte”

camino (道) a la supervivencia o la desaparición”.

Es un sentido de camino que hace que el espacio geográfico (camino, terreno) sirva como metáfora del tiempo en el que transcurren los acontecimientos: el terreno en el que los soldados están entre la vida y la muerte, el camino que va desde la existencia hasta la desaparición o supervivencia de los estados.

El problema llegó un poco después cuando nos encontramos con el segundo dao.

CONTINUARÁ

青岛啤酒 La cerveza Tsingtao

Encontrarte con los amigos te ofrece la posibilidad de discutir, que es un ejercicio muy sano si se hace con la actitud de San Agustín: en una discusión quién pierde gana.  Si además, te tomas una cerveza (o unas cuantas) es posible que se eleve el tono y se calienten los ánimos.

La discusión fue motivada por la marca más conocida de cerveza en China: Tsingtao.  Para aquellos que no saben cómo  funciona el chino, tienen que saber que es raro encontrarse con una palabra como Tsingtao, ya que la inicial ts no se usa en el sistema de romanización actual pinyin.

Cuando llegaron los primeros occidentales a Asia, se inventaron diferentes sistemas de transliteración del chino, es decir, un sistema que permitiera romanizar los sonidos y así poder entender y aprender chino. Al traducir el sonido, los occidentales podían leer y pronunciar los caracteres chinos.

La cerveza Tsingtao se escribe en chino青岛 y se lee en pinyin como Qīngdǎo.Ojo, cuidado, esto no significa que un español lea literalmente Qīngdǎo, me temo que el pinyin no coincide con el español exactamente. Una transliteración del español sería algo así como Chingtao.

Volviendo a la discusión, la polémica se centró en por qué la cerveza Tsingtao se llamaba así. Unos decían que era la pronunciación cantonesa y otros que utilizaba un sistema de romanización más antiguo que el pinyin. Voy a desentrañaros este simpático misterio.

La primera fábrica de cerveza Tsingtao se implantó en 1903 en la ciudad portuaria de Qingdao, que está en Shandong.  Los dueños de la fábrica eran alemanes. Por entonces, el pinyin no se había instaurado como sistema de romanización normalizado, esto ocurrió mucho después, con la llegada de Mao Zedong al poder.

Curiosamente, Tsingtao tampoco es un nombre que corresponda al Wade-Giles, que es otro de los sistemas de transcripción del chino al alfabeto occidental, muy conocido y usado, pero en proceso de abandono. Muchas ediciones del Dào Dé Jing son conocidas en España por su antigua romanización Wade-Giles: Tao Te Ching.

La palabra Tsingtao, sin embargo, viene de otro sistema: el EFEO, un sistema inventado por laEscuela francesa de Extremo Oriente (École française d’Extrême-Orient) en el siglo XIX. Para entendernos el EFEO es la respuesta francesa al Wade-Gilles. La diferencia es que la inicial q del pinyin la trascriben como ts y la d como t. De ahí el nombre de Tsingtao.

Una vez resulto el misterio, sólo me queda decir, que la cerveza Tsingtao es la bebida alcohólica más popular en china junto con el 白酒 báijiǔ (alcohol blanco), que es un licor blanco destilado hecho a partir de arroz glutinoso en el sur de China y de trigo, cebada,  mijo o sorgo en el norte.

Los chinos no beben la cerveza tan fría como en España, en realidad, no suelen beber nada frío ya que según la medicina tradicional china, no es bueno para el cuerpo. Así que si viajáis a China tenéis que insistir en que os sirvan bien bien fría la cerveza.

Yáotóuwán [摇头丸] [ÉXTASIS]

Yáotóuwán [摇头丸] es una de esas palabras chinas que adquieren su nombre con la descripción de la acción que produce el elemento que designan. Si avión es maquina-voladora (feiji) y ordenador, cerebro-eléctrico, Yaotouwan, agitar-cabeza-pastilla, sólo puede ser en chino éxtasis o MDMA. Este tipo de palabras me hacen mucha gracia y, además, son fáciles de recordar, algo que se agradece cuando estudias chino.

Pensando en el estudiante de chino común, quizá está palabra se la pueda ahorrar, aunque, ¿quién sabe?, nunca se sabe cuándo y cómo vas a utilizar una palabra. En cualquier caso no voy a aconsejar a nadie que tome drogas en China, porque la legislación es muy dura al respecto. Pero eso no significa que no se consuman drogas. En los clubes de Shanghái y Pekín los bailarines agitan la cabeza al ritmo de la música como lo podrían hacer en Nueva York, de una manera que parece revelar que no es sólo el ritmo la única causa.

Yunnan, la provincia en la que viví, pertenece a lo que se llama el Triángulo de oro, formado por Vietnam y Myanmar, donde se plantaba y se producía opio ilegal para Europa. Durante los ochenta, aumentó mucho el consumo de heroína entre los chinos, al mismo tiempo que aumentaba el contagio del Sida debido al uso de agujas contaminadas.

El gobierno chino ha perseguido el tráfico de drogas y al parecer ha logrado frenarlo, utilizando misma estrategia que en otros asuntos internacionales, como por ejemplo en su relación con Taiwán: ha llegado a acuerdos comerciales. La inversión china a cambio del control del tráfico de drogas en el norte de Myanmar.

Es una pena que no se planteen otras formas de solucionar el conflicto, como la legalización universal de todas las drogas, que es quizá la solución mundial contra el narcotráfico,  la sobredosis y la droga adulterada.

Xuéxí zhongwén [ESTUDIAR CHINO]

Hace unos días, un buen amigo me contó que su hija de nueve años estaba estudiando chino. Él, que es de la generación del francés, estaba sorprendido de cómo ha evolucionado la educación en España. En este sentido, quizá no sea exagerado recordar a Darwin, al menos a la interpretación popular del darwinismo: el chino resurge como la especie superior al compás de los buenos augurios económicos de China, mientras que el francés va perdiendo seguidores en la maltrecha Europa. Los pronósticos económicos, sean ciertos o no, terminan convirtiéndose a menudo en profecías autocumplidas. La economía mundial tal vez sea un puro efecto mágico, mezcla de una pizca de realidad con una pizca de ilusión; una vez creada la sugestión, el espectador hace el resto y termina el truco en su cabeza sin ser consciente del proceso. Arthur C. Clarke dijo aquello de que cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia, y quizá ahora mismo se podría quizá decir lo mismo de la economía. Por otra parte, este efecto mágico se apoya en el miedo y en la esperanza: si se descubriera una materia prima primordial en Transnistria, tal vez los niños españoles pasarían los veranos en Rîbniţa aprendiendo moldavo (o ruso, porque este estado no reconocido todavía no sabe si es moldavo o ruso, o ninguna de las dos cosas).

Sea como sea, los niños españoles están estudiando chino. Y creo que no es mala idea. Tengo la teoría de que estudiar chino forja el carácter, no porque sea un idioma imposible de aprender, sino porque es un idioma posible, pero que necesita un ingrediente: perseverancia. Ese es el secreto del chino. Y quizá también es en parte el secreto de los chinos. En realidad, quizá sea el secreto de cualquier materia que queramos dominar: a Truman Capote no le importaba confesar que pasaba ocho horas diarias escribiendo porque quería dominar el arte de escribir.

Sin embargo, hay que decir que estudiar chino es para siempre. Eso sí, en el momento que el idioma y la cultura china te seducen, la pasión se unirá al esfuerzo inicial  y, a partir de entonces, serás invencible (al menos en el aprendizaje del chino).

Tóngxìngliàn [Homosexual]


En chino el término tóngxìngliàn 同性恋 significa homosexual, la traducción literal es “amor del mismo sexo”, que no se diferencia mucho de nuestro término, homosexual; en broma, los  homosexuales chinos se llaman a sí mismos “camaradas” 同志(tóngzhì). Otra forma de referirse a los gays es玻璃 (bōli), que en español significa “cristal”, aunque en este caso es como decir “maricón”. No sé exactamente el origen de la palabra: unos dicen que es por la forma de la copa de cristal que recuerda a una mujer; otros creen que es por la supuesta fragilidad de los gays y quizá la teoría más plausible es aquella que dice que boli se origina del acrónimo inglés BL (Boys Love). En Taiwán, el país chino no comunista, los chinos gays se han reapropiado del término y se ha convertido en una palabra de uso corriente.

Para hablar de las lesbianas en concreto se usa el préstamo del inglés lesbian 蕾丝边 lěisībiān y el término拉拉Lā lā. Este último se usa mucho en Internet y tampoco se sabe con precisión su origen, pero quizá tenga que ver con que el carácter 拉, que es el verbo que utilizan para tocar instrumentos de arco.

Los países comunistas, aunque pueda parecer una paradoja, han sido contrarios a la homosexualidad. Durante los años de la revolución cultural se consideraba una perversión capitalista. Hoy no está prohibido ser gay en China y el gobierno se ha inclinado por una política de tolerancia, aunque silenciosa. Esta actitud no erradica la discriminación y sobre todo no permite pensar en otras alternativas que no sean las del pensamiento tradicional chino, cuyo pilar fundamental es la familia. Durante mi viaje a China, fuera de las grandes ciudades, todas las personas que conocí o eran homófobas o, aunque lo toleraban, no lo comprendían.

En Dali, un pueblo chino de la provincia de Yunnan, conocí casualmente a una pareja de homosexuales en el hotel donde vivía. Entraron un poco bebidos y uno de ellos pidió una habitación para esa noche; inmediatamente después, uno de ellos me miró, e hizo una broma nerviosa sobre que su compañero era su esposa.  Les contesté que mi hermano también tenía una esposa, pero que la suya era notablemente más guapa. Nos echamos a reír. Estuvimos charlando durante horas y todavía recuerdo la cara de pasmo cuando se enteraron que en España se podrían casar.

Pocas veces me siento orgullosa de ser española, no porque tenga nada contra España, ni mis compatriotas, sino porque no me identifico con lo que Beatriz Preciado llama las “bioficciones políticas”, es decir, las construcciones que otorgan identidades absolutas. En cualquier caso, como  decía Pericles, o tal vez lo dijera su mujer Aspasia, que al parecer era la que le escribía los discursos, más que estar orgullosos del lugar donde hemos nacido, hemos de estar orgullosos de las leyes que nos hemos dado a nosotros mismos.

Yo estuve allí: Las mansiones Chungking


Hace unos meses cuando llegué a China escribí una entrada titulada Tener y ser en Hong Kong. Era una entrada melancólica acerca de la ciudad.  Había pasado tres noches en la mítica Chungking Mansions, sin saber que era mítica claro, sino igual me lo hubiera tomando de otro modo.

En aquella entrada hablé de Mr Bi Bi el gerente de la pensión en la que me alojé, Four Season en el piso 14 y de la cama mortadeliana que tenía. Es probable que la habitación fuera de cuatro metros cuadrados. Sin exagerar.

Han pasado casi cuatro meses desde entonces. Ya me he acostumbrado al ambiente abarrotado de China y al continuo trasiego de gente. Aún así sigo pensando en esas primeras sensaciones en Chungking Mansions. Una amiga que vive en Hong Kong me he dicho que es el único sitio peligroso de la ciudad, que por otro lado es de las más seguras de Asia.

Chungking Mansion como se ve en la foto es una especie de colmena que alberga el mayor número de pensiones de todo Hong Kong en un solo edificio: 1.980 habitaciones en total (dato wiki). Se dice que la población fija es de 5000 personas y que día a día pasan cerca de 10.000 personas. Así es lógico que la revista Times lo nombrara ”el mejor ejemplo de globalización en Acción”.

El cineasta hongkonés Wong Kar-wai lo eligió como escenario de una de sus películas Chunking express, el título además hace referencia al edificio. El profesor de antropología Gordon Mathews (el señor de la foto de la izquierda) estuvo haciendo una investigación de campo: durante un año vivió tres noches a la semana en las diferentes pensiones. Sobre este edificio, que es casi una ciudad en miniatura ha dicho lo siguiente: “The ongoing myth has been of Chungking Mansions as a hellhole. But it is not. It is a beacon.”, que más o menos significa que aunque tiene fama de ser el agujero del infierno, en realidad, es un faro.

¿Si lo recomendaría? Para una primera experiencia sin saber muy bien donde te metes, pues la verdad no lo recomendaría. SI mides más de un metro ochenta tampoco lo recomendaría. Pero si eres una persona que le gusta las experiencias un poco fuertes y la vida en estado puro, reserva en Chungking Mansions, no lo olvidarás.

Una investigación sobre VIAJE AL OESTE (2)

APUNTES DE LECTURA Segundo capítulo

COMPRENSIÓN TOTAL DE LA EXTRAORDINARIA DOCTRINA DE SUBODHI: LA CONDUCCIÓN DE MARA Y LA VUELTA A LOS ORÍGENES CONDUCEN A LA UNIDAD DEL ESPÍRITU.

El primer capítulo de Viaje al Oeste acababa con que el Rey Mono conocía al inmortal Subodhi, lo que no había dicho es que este inmortal le da un nombre al Rey Mono: Sun Wu-Kung. Total que Sun Wu-Kung se pasó un tiempo con Subodhi , que es uno de los maestros de la meditación del vacío,  y los demás discípulos aprendiendo alguna cosilla muy útil como memorizar escritos sagrados,  caligrafía y la quema de incienso. Así pasa el tiempo, unos cincuenta años… Total ná. También aprenden algo de teoría como la doctrina de los tres medios (triyana).

La parte cómica del asunto llega un día en que el Rey Mono está escuchando la doctrina del patriarca y comienza a saltar emocionado ante lo que escucha. Esta parte de la historia es muy cómica. Todos se quedan extrañados ante  el comportamiento de Sun Wu-Kung, pero lo curioso es que el Patriarca no parece sentirse molesto y  le pregunta qué doctrina quiere aprender.

Aunque ya se veía  venir en el primer capítulo, a partir del segundo ya te das cuenta que el Rey Mono es un cachondo mental.  El diálogo que mantiene con el maestro es muy gracioso porque el rey mono no entiende ninguna de las paradojas que el maestro le dice. Pongo un ejemplo:

– ¿Qué te parece si te enseño la práctica de la División del Silencio? – sugirió, una vez

más, el Patriarca.

– ¿Cuál es su finalidad? – preguntó Wu-Kung.

– Cultivar el ayuno y la abstinencia, la quietud y la inactividad, la meditación y el arte

de cruzar las piernas, el control del idioma y la dieta vegetariana – explicó el Patriarca -.

Para su consecución se aconsejan prácticas de yoga, series de ejercicios en posición

erecta o en decúbito, inmersión en un estado de absoluta quietud, meditación individual

y cosas por el estilo.

– ¿Puede todo ello proporcionar la inmortalidad? – insistió Wu-Kung.

– Esas prácticas en nada aventajan a la utilidad de unos ladrillos que todavía se hallan

por cocer en el interior de un horno – respondió el Patriarca .

– ¡Cuidado que os gusta perder el tiempo conmigo, maestro! – exclamó Wu-Kung,

soltando la carcajada -. ¿No acabo de deciros que desconozco totalmente el modo de

hablar de la gente ordinaria? ¿Qué queréis decir con eso de ladrillos que todavía se

hallan por cocer en el interior de un horno?

– Es posible que las tejas y ladrillos que se encuentran dentro de un horno tengan ya la

forma que les es propia – respondió el Patriarca -. Pero si no son purificados por el

fuego, cualquier lluvia torrencial puede destruirlos el día menos pensado.

Finalmente llegan a un acuerdo que no os voy a contar aquí porque es mejor leerlo. Eso sí el maestro le descubre (y nos descubre a los lectores)  cómo llegar a la inmortalidad. La cosa consiste en no derramar el semen, ni el aliento ni el espíritu.

Al final del capítulo, el Rey Mono ya domina las sesenta  y dos transformaciones e incluso sabe volar.  Los demás discípulos le piden que haga una demostración, él se siente halagado y decide transformarse en lo que le digan. ¿Sabéis lo que le piden? Que se transforme en pino. En un pino. Vaya ocurrencia.

Al Patriarca le molesta muchísimo que utilice los poderes para hacer esas demostraciones y le echa de la academia, así acaba el segundo capítulo.